Economista advierte que BCV puede aplicar una reconversión en el primer semestre de 2021

El economista César Aristimuño insistió en que si se hace una reconversión, la medida debe ir acompañada de otras que la hagan duradera 

César Aristimuño, economista y director general de la firma Aristimuño Herrera & Asociados, considera que el Banco Central de Venezuela (BCV) durante el primer semestre de 2021 ejecutará una nueva reconversión monetaria con la que se eliminaría al menos otros tres ceros de la moneda actual.
Aristimuño señaló que según los estudios adelantados por la firma que preside, cerca del 70% de las transacciones que se llevan a cabo en el país se hacen con divisas, ya sean dólares, euros o pesos colombianos y según sus proyecciones, se espera que el uso de monedas extranjeras en Venezuela se mantenga por encima del bolívar. En ese sentido, enfatizó que la dolarización de facto va a continuar porque la ciudadanía «la ha impuesto».
Recordó que en la historia reciente del país se han llevado a cabo dos reconversiones. La primera de ellas fue en 2008 bajo la presidencia de Hugo Chávez, cuando se eliminaron tres ceros y se promulgó un nuevo cono monetario, y en 2018, cuando el actual mandatario, Nicolás Maduro, ordenó quitar a la moneda cinco ceros.
“Son ocho ceros que se le han quitado a la moneda, ninguna de estas dos reconversiones han logrado el objetivo de bajar los altos niveles de inflación e hiperinflación que hemos tenido en Venezuela en los últimos años», dijo en entrevista al portal Banca y Negocios.
Sin embargo, enfatizó que aunque se haga una nueva reconversión no va a mejorar la situación económica y recordó que este tipo de medidas ocurre como consecuencia de la hiperinflación, pero que para que sea efectiva una decisión monetaria como esta, debe estar acompañada de una serie de medidas y que formen parte de una estrategia económica.
La firma Aristimuño Herrera & Asociados sostiene que la inflación será, en todo caso, inferior en 2021 a la que se registrará al cierre de 2020. La consultora estima que la variación de los precios al cierre del próximo ejercicio anual será de 1.695%, al menos 750 puntos porcentuales menor al indicador de 2020, medido por la Asamblea Nacional.
El «bolívar fuerte», slogan de la reconversión monetaria de 2008 cambió a «bolívar soberano» en 2018, en ambas oportunidades, el venezolano fue perdiendo la confianza en su moneda ante la escalada de la inflación. Tiempo después, se afianzó un proceso de «dolarización de facto», impulsado por la preferencia de los venezolanos de querer obtener ingresos en divisas, mientras que los comercios y hasta el sector informal de la economía comenzaron a mostrar los precios de los bienes en dólares.
De acuerdo a datos de la consultora Ecoanalítica, en el país circulan unos 2.500 millones de dólares en efectivo, mientras que 56,6% de las transacciones de compra y venta que se ejecutan en Caracas se pagan con divisas. En febrero antes de la cuarentena por el covid-19, los pagos con dólares en 10 ciudades del país era 65% del total de las operaciones.
A %d blogueros les gusta esto: