Caraqueños denuncian que pagan más de $20 en facturas de servicios públicos deficientes

Caraqueños denuncian que pagan más de $20 en facturas de servicios públicos deficientes
Foto: Cortesia
Ciudadanos residentes de la ciudad de Caracas, capital de Venezuela, y del estado Miranda denunciaron que los servicios públicos han sufrido aumentos mensuales de hasta 250% de las facturas de diversos servicios públicos durante julio de 2022.
De hecho, algunos residentes indicaron que varias tarifas igualan o superan los $20 y no corresponden con la calidad del agua, teléfono e Internet que reciben en sus hogares.
«Me llegó una factura de Bs. 120 (20 dólares) este mes y tengo agua como tres días a la semana, a veces dos. Hay semanas que no viene. El mes pasado me cobraron 30 bolìvares y el anterior menos que eso», se quejó Alejandra Córdova desde San Bernardino, municipio Libertador, a Efecto Cocuyo.
Este tipo de denuncias se replican en redes sociales, en lo relativo a los costos que maneja Hidrocapital, empresa estatal encargada de distribuir el agua potable a Distrito Capital, Miranda y Vargas (La Guaira).
Del mismo modo, otro servicio ampliamente criticado es el de Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv) cuyas facturas pueden llegar a sumar hasta $22.
«Yo quiero que alguien me explique por qué me están cobrando esa plata si yo no tengo tono en el teléfono ni Internet desde hace un año y medio. ¿Qué se supone que estoy pagando? He llamado para reclamar varias veces y nadie me soluciona«, manifestó William González, en Guarenas.
Estos montos casi igualan al sueldo mínimo de los venezolanos, el cual es de Bs. 126 bolívares (aproximadamente, $22 dólares, según el cambio oficial).
Al respecto, Aaron Olmos, economista y docente adscrito al Centro de Finanzas IESA, dijo que la explicación del aumento sustancial del precio de los servicios es que estos han operado, durante mucho tiempo, por debajo de sus puntos de equilibrio, por lo que, actualmente, están tratando de «sincerar» sus costos, aunque el servicio en cuestión se preste con menor calidad.
De hecho, comentó que, históricamente, en Venezuela las empresas estatales no cobran tarifas adecuadas a su propia estructura de costos, lo cual llevó a que la población terminara por acostumbrarse a que los servicios básicos no representaran un porcentaje significativo en su presupuesto mensual.
Además, agregó que uno de los problemas derivados de esto es que las compañías no notifican las razones de los incrementos y que los precios no se reflejan en una mejora en el suministro de luz, agua, Internet o telefonía.