Gobierno chileno deportó a 56 venezolanos acusados de cometer delitos o de haber ingresado de forma clandestina al país

El gobierno chileno expulsó el domingo 6 de junio a 56 inmigrantes venezolanos acusados de haber cometido delitos o haber ingresado de forma clandestina al país.
El hecho ocurrió en un nueva ola de deportación que fue confirmada por el ministro del Interior, Rodrigo Delgado.
Los 56 venezolanos partieron del aeropuerto de Santiago en un avión comercial arrendado por el gobierno chileno.
Tras realizar una escala en la ciudad de Iquique, en el norte del país, fueron trasladados a Caracas, indicó Delgado a la prensa.
El ministro explicó que una veintena de ellos “ya cumplían condenas por delitos referidos a tráfico de personas, narcotráfico y robo con violencia” y el resto “entraron de manera clandestina a Chile”.
En febrero, Chile expulsó a más de un centenar de extranjeros, muchos de los cuales habían ingresado por pasos no habilitados, arriesgando sus vidas  al cruzar el inhóspito altiplano en la frontera con Bolivia y desafiando al covid-19.