Los peligros de la selva del Darién no detienen a los venezolanos: Cifra de migrantes crece mes a mes

Los peligros de la selva del Darién no detienen a los venezolanos: Cifra de migrantes crece mes a mes
Foto: Cortesía
Los venezolanos constituyen la segunda población más grande desplazada a través de las fronteras. Casi todas se encuentran en la región de las Américas sin haber sido reconocidas formalmente con la condición de refugiado. En el último año la cifra de venezolanos que cruza el Darién crece mes a mes.
Tres meses y 12 días tardaron en llegar Nylia González, su esposo, y sus tres hijas (de 14, 9 y 1 año de edad) a Estados Unidos desde Perú caminando la mayoría del tiempo. Son venezolanos que decidieron emprender una segunda migración en 2021 porque sus condiciones de vida empeoraron a raíz de la pandemia de la covid-19.
«El empleo disminuyó, no había ingreso (económico) y la xenofobia se había incrementado. Había recibido muchas amenazas, trataron de romper las puertas y me dijeron que me iban a quemar la casa y eso fue el boom. Dije: ‘Ya no quiero estar más en este país’», cuenta Nylia vía telefónica desde Florida, EEUU.
La mujer y su esposo limitaron sus gastos lo más que pudieron para invertir cada sol en comprar dólares. Para terminar de reunir $1.350 —que fue con lo que viajaron— los cinco integrantes de la familia comieron por un mes seguidos sopas instantáneas.
Salieron el 24 de julio de Chimbote, Perú, y cruzaron el río Bravo el 13 de noviembre, tras un dificultoso recorrido entre América Latina y Centroamérica para llegar a Estados Unidos.
La información sobre cómo hacer el viaje y cruzar la selva del Darién la obtuvo Nylia por medio de grupos de Facebook y de WhatsApp. «Allí encontramos información sobre los guías, quién es confiable y quiénes no», explica la mujer de 29 años, oriunda de Propatria, Caracas.
Entre enero y abril de este año, unos 7.000 migrantes venezolanos cruzaron la selva del Darién, ubicada entre Colombia y Panamá, con el sueño de llegar a Estados Unidos, informó Juan Pappier, uno de los investigadores de Human Rights Watch el pasado 25 de mayo.
Sin embargo, cifras más recientes del Servicio Nacional de Migración de Panamá dan cuenta de que por el Darién, en los primeros cinco meses de 2022, han entrado 32.797 migrantes; de los cuales 16.720 son venezolanos; solo en mayo ingresaron 9.844.
La cifra de venezolanos que toma esta peligrosa ruta ha aumentado y sigue creciendo drásticamente. Hasta el año pasado, la mayoría de migrantes que cruzaron esta ruta eran haitianos, seguidos de cubanos y en menor cantidad venezolanos.
Durante los primeros cuatro meses de 2021 solo 15 venezolanos cruzaron la selva del Darién, pero en lo que va de este año estos ciudadanos son los que más se atreven a tomar este trayecto.
Enfrentar la muerte
El tapón del Darién es uno de los tránsitos más peligrosos del mundo, no solo por el tipo de terreno sino por la inseguridad que enfrentan quienes deciden adentrarse en la selva del Darién buscando un «vivir mejor» en una nueva tierra, enfrentado la muerte.
Cadáveres en los ríos, robos, violaciones, tiroteos y enfermedades son algunas de las adversidades que desafían quienes emprenden este recorrido, la mayoría de las veces con el sueño de llegar a Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *