Opinión | El adiós de Pernalete – Por Dignora Hernández

Dignora Hernández

#LibreOpinión Por Dignora Hernández
A José Gregorio  y  a  Elvira, padres amorosos.
Con especial afecto y admiración.
Un 26 de Abril,  hace dos años, la ignominia arrebató los sueños de libertad del joven Juan Pablo Pernalete. Valiente, altruista y  entrañable, así fue recordado a propósito de un homenaje que sus padres, familiares,  vecinos y amigos le rindieran en ocasión del segundo aniversario de su muerte. Fue sin lugar a dudas  un emotivo evento, en el que las  lágrimas y los reconocimientos evocaron el triste adiós de Pernalete
Han pasado dos  años, dos años   que cambiaron la vida de Elvira y de José Gregorio,  quienes suman al dolor causado por la partida temprana de su hijo, el sufrimiento que causa  la infamia del descredito con el que este régimen ha pretendido mancillar su honor,  sin embargo los valientes  y  amorosos padres han convertido la tragedia en valor para defender  con fuerza  y  firmeza, esa  que solo da el amor,  la memoria de su héroe, la memoria de su joven soñador.
Estudiante de Contaduría Pública, deportista destacado, representante activo de los Modelos de Naciones Unidas, con un alto sentido de responsabilidad y con  un liderazgo intachable, así recordamos a Juan Pablo, un joven amante de los animales a los que procuraba rescatar de las calles, de esas mismas calles  en  las cuales demostraba  su amor por Venezuela cuando un impacto de bomba lacrimógena acabó con sus sueños libertarios.
Yo no tuve el privilegio de conocer a Juan Pablo, pero junto a Venezuela lloré su partida, así como la de tantos héroes que al igual que él  ofrendaron su vida por  nuestra libertad. Hoy  dos años más tarde la vida me concedió el honor de compartir mis sentimientos de agradecimiento y respeto a su memoria, y fue así como al resultar insuficientes mis palabras para describir tantas emociones, quise intervenir con un breve escrito que a propósito del acto preparé, y que ahora si me lo permiten los lectores les compartiré.
Debo advertir sin embargo que no soy poeta ni intelectual, por eso quizá no fue fácil escribir para ti Juan Pablo, primero porque me siento pequeña ante tu grandeza y segundo porque siento que como política venezolana debí hacer más y aun no sé qué más hacer.  No obstante ante ti ratifico  mi compromiso con la  libertad de Venezuela, ojala algún día los compromisos políticos alcancen la estatura que para ti físicamente soñaste y que sean tan  firmes nuestros principios  como los que tú con tus escasos 20 años nos demostraste.
Por eso Juan Pablo
Hoy quiero hablar como profesora, para reconocerte en el rostro de cada estudiante venezolano y luchar junto a ellos por sus sueños de esperanza y libertad, esos sueños que a ti te arrebataron.
 
Quiero hablar como hija, tía,  prima o  hermana, quiero hablar como miembro de una familia venezolana, para encontrarte en los rostros de los míos, en el rostro de los nuestros  y  pedir a Dios nos salve del dolor de  ver partir a los más  jóvenes antes que a sus viejos…
 
Quiero acompañar el dolor de tus profesores y el de tus compañeros de clase  frente al pupitre que vacío dejaste
Quiero acompañar su dolor ante el silencio de las aulas y ante  la soledad de los pasillos de tu universidad amada…para solidarizarme con el dolor de tu alma mater,  el dolor de  la comunidad Unimetana.
Quisiera Juan Pablo mitigar el dolor de Elvira y de José Gregorio, para quizá con ello aliviar el sufrimiento de tantos padres venezolanos que hoy despiden a sus hijos por fronteras y cementerios.
Yo no tuve el privilegio de conocerte
Pero hoy te reconozco en el rostro de cada estudiante que forja su futuro, en el de cada hijo orgullo de sus padres y en el de cada venezolano que aunque cansado y abatido valientemente grita libertad en las calles.
Y es que tú eres Venezuela, eres la esencia de su coraje y  aun cuando no te pude conocer, hoy he venido para agradecer…
Tú gesto de valentía y dignidad son la más hermosa ofrenda de amor y grandeza a nuestra venezolanidad.
Nos diste tanto Juan Pablo y sin embargo quiero pedirte algo más…
Intercede ante Dios nuestro padre y  con su permiso danos la fuerza y el valor para continuar…
A través de este homenaje, honro el coraje y la gallardía de los héroes venezolanos que aun cuando caídos,  nos siguen acompañando en las calles.
 
Al grito de LIBERTAD YA! 
 
HOY MAS QUE NUNCA TU LUCHA NOS INSPIRA, GRACIAS POR SIEMPRE
JUAN PABLO PERNALETE
Gracias a Xiomara Sierra por el privilegio de la oportunidad
 
@DignoraHernandz

A %d blogueros les gusta esto: