Opinión | Foro de Sao Paulo: las viudas del socialismo del siglo XXI

las viudas del socialismo del siglo XXI

El Foro de Sao Paulo es una organización de partidos de izquierda latinoamericanos fundado en 1990 nada más que por un expresidente hoy apresado por corrupción y por uno de los que terminara siendo juzgado por la historia como uno de los tiranos de mayor influencia que han plagado la humanidad, Lula da Silva y Fidel Castro, respectivamente, hechos no fortuitos que han encarrilado la existencia parasitaria de este foro desde su fundación, teniendo al régimen de Venezuela como su principal financista desde que el castrismo venezolano asumió el poder en la desnaturalizada tierra de Bolívar.
Pero no solo estas dos figuras han dado cimiento a este conglomerado de 29 años de infortunios y de perversa manipulación de masas. Pasan en desfile deshonroso Evo Morales, quien se caracteriza por querer instaurar contra la voluntad de su pueblo su hegemonía tiránica en Bolivia; pasa por Correa, expresidente prófugo de la justicia ecuatoriana.
También se alista Cristina Kirchner, encausada, al igual que sus cofrades izquierdosos, por actos de corrupción y otros graves crímenes. También Ortega de Nicaragua engrosa la lista, quien masacra a su gente por el solo hecho de protestar por la exigencia de libertades, por un mejor y más justo país. Asimismo dice presente Dilma Rousseff, expresidenta de Brasil depuesta de su cargo por maquillar cuentas fiscales.
Como figura protagónica aparece Chávez, quien en sus casi 13 años en la presidencia de Venezuela se encargó de financiar, promover y consolidar esta lúgubre organización internacional. Chávez, quien pasó a la historia como el gran divisor del pueblo venezolano, el gran destructor de su economía, de su democracia, quien arrastró al país a mediados del siglo pasado, a condiciones tercermundistas. Nicolás Maduro, como él mismo asegura, ha sido el más fiel ejecutante del legado de su antecesor, un Maduro cuyas tropelías contra la constitucionalidad y la legitimidad lo han llevado al desconocimiento internacional, asediado por acusaciones graves y de toda índole, en desmedro de los venezolanos.
Así pues, cuando Venezuela atraviesa su peor momento histórico, a causa de un proyecto importado, innatural a su esencia, contrario a nuestra estirpe democrática, el Foro de Sao Paulo tiene el amargo tupé de celebrarse en tierras nuestras, en su ciudad capital, Caracas, destruida por todo lo que significa y ejemplifica esta dantesca organización.
Lo hace en medio de un inusitado despilfarro de recursos, al menos 200 millones de dólares se han contabilizado para darle acogida de jeques a representantes de varios partidos regados en el mundo, a líderes que se jactan de ser paladines de débiles y desposeídos pero que detentan exponencialmente la vida de sus “archienemigos magnates de la derecha”. Este foro, en su XXV edición,
despilfarra los recursos de un pueblo que muere de mengua en hospitales por la carencia de medicamentos, equipos e insumos, en momentos en que la deserción al sistema educativo alcanzó cifras récord por la carencia de recursos destinados a él. Este foro malbarata el dinero de los venezolanos que mueren de hambre por el abandono del sector agrícola tras haberse apoyado, por toxicidad ideológica y con más recursos venezolanos, en otras economías como la de las naciones que conjuga el patibulario Foro de Sao Paulo.
En estas condiciones, la celebración de este evento en tierras venezolanas, en su ciudad capital, parece una provocación, una burla al pueblo de Bolívar, un claro mensaje de que al castrismo venezolano en nada le importan las verdaderas necesidades de los venezolanos, sino que impone a sangre, sudor y lágrimas las prerrogativas de su élite cívico-militar, criolla e internacional.
Rechazamos tajantemente este evento, que hemos calificado como el Foro de la Muerte, y que no hace más que agravar el crítico momento que atraviesa la patria por culpa de mentes absolutamente desvenezolanizadas que no hacen más que demostrar su ninguna voluntad de cambio, al contrario, evidencia el redoblaje de su vil proyecto.
Hoy más que nunca, para que no se repiten eventos como ese Foro de la Muerte, es que estamos convencidos de que Venezuela merece y necesita transitar una ruta totalmente antagónica a esa, y la misma está hoy representada en la ruta del coraje.
A %d blogueros les gusta esto: