Opinión | “Populismo + Demagogia + Estatismo: Una formula fatal” Por Emir Lopez

Emir Lopez
Venezuela desde 1998, se predijo que podía navegar en un mar, pero no en un mar de felicidad, si no en “El socialismo”, ese socialismo diabólico donde impera la mentira, la traicion, la hipocrecia, el terrorismo, la intimidacion, las amenazas, el secuestro, la calumnia, el asesinato, el sabotaje, el engaño premeditado, el robo, el crimen organizado, vandalismo y la tortura.
Ademas de ello, en Venezuela, gran parte de población ha sido moldeada por el populismo, la demagogia y el estatismo y creen además en el discurso socialista. El caldo de cultivo de esta creencia proviene en principio del temor por su incierto futuro y de la necesidad de sentirse protegidos por un grupo, el sindicato, el caudillo.
Y todo esto se debe a sus dirigentes sindicales y políticos, por herencia ideológica de los antiguos “lideres” castrochavistas; pues están inmersos en un mundo discursivo, estatismo, comunismo, terrorismo, anarquismo, socialismo incluyendo el del siglo XXI pero en el fondo solo es un burdo populismo, corporativismo y demagogia, con el que mantienen al pueblo embaucado.
El éxito del populismo está en su discurso emocional, que apela a los temores y poco a la razón. Un discurso en el que además se culpa de todos los males que aquejan al pueblo, a los anteriores gobernantes, a la vieja política, a los neoliberales y al imperialismo y luego ofrece conducir un proceso de cambio con, honestidad e inclusion y aunque nada de esto cumplen, ahí van campantes conduciendo a la economía y a la sociedad por un precipicio.
Un porcentaje no mayor de la población odia a los capitalistas y desprecia la economía de mercado, pues tienen pasión por el dirigismo estatal, son fanáticos de la estatización y nacionalización de las empresas y consideran al Estado como el único instrumento para resolver todos los problemas de la sociedad y de la economía; pero en su praxis diaria y para sobrevivir, son capitalistas y mercantilistas que rápidamente se organizan de forma corporativa para defender su forma de vida y de trabajo, y ejercer presión sobre las autoridades, ya saben esas dueñas absolutas del aparato del Estado y sus instrumentos.
Por otro lado el liberalismo la cual reconoce solo tres funciones al Estado: seguridad, justicia e infraestructura, en el imaginario de casi todos venezolanos, está fuertemente implantado el estatismo, la convicción del papá Estado omnipotente, del estado empresario y ningún ejemplo del fracaso de este modelo (Cuba, Rusia, Corea del Norte) los hace cambiar de opinión.
Los países altamente desarrollados, no consideran que el Estado deba invertir en actividades productivas y empresariales, pues esto está a cargo de la iniciativa privada. Estos mismos países donde se respeta la propiedad privada y el libre mercado prosperan y dan surgimiento a las clases medias, que son las que dan estabilidad y pragmatismo político a las sociedades modernas y con esto también se logra que una gran parte de los ciudadanos tenga una vida digna.
Los ciudadanos en su permanente lucha por la libertad y como dueños y creadores de su destino, tienen la necesidad de enfrentar y superar a las ideologías centralistas y absolutistas que usan el Estatismo; vale decir el aparato y los recursos, económicos e institucionales del Estado y también el Populismo; ideología que permite el manejo y control del pueblo a través de sus emociones, sus ilusiones y temores, para así erradicar la Fórmula nefasta: Populismo + Demagogia + Estatismo = Fracaso Económico + Corrupción.
Emir Lopez
A %d blogueros les gusta esto: