Peña | Ambulatorio de la Tricentenaria a punto de quedar sin sede

Yaritagua
Supuesto dueño reclama derecho de un bien público
Belkys Pérez.- Un futuro incierto envuelve al Ambulatorio Popular tipo I,  antiguamente denominado Centro Asistencial Médico Solidario (CAMS), ubicado desde el año 1996 en el sector el sector Tricentenaria de Yaritagua, municipio Peña, puesto que está en un tilín de quedar sin sede donde funcionar en pro de la salud de una población de más de cinco comunidades.
La preocupación invade a los habitantes, en vista que desde el año pasado salió a relucir un supuesto dueño que reclama el derecho de propiedad de la estructura y solicita al personal médico y enfermeras la desocupación del lugar, lo que implica que dicho ambulatorio quedará en la calle y sin sede para dar la atención de salud. De acuerdo a estadísticas en el centro son atendidas más de 1000 personas por mes, con una atención de calidad.
Según reseña histórica, el antiguo CAMS inicia sus actividades en el año 1996 por solicitud de los habitantes, ya que por el crecimiento de la población se amerita un espacio de atención asistencial, aparte había una gran oportunidad ya que para la época existía el programa de Prosalud en cuanto a ampliar la red ambulatoria, por lo que se cristaliza el denominado CAMS.
Actualmente, y desde el año pasado, el peligro de desaparecer ronda sobre el Ambulatorio Popular, ya que, pese a que ha funcionado en un espacio municipal, es decir, un bien público, resulta que existe un propietario que reclama la casa.
Sobre esta situación, Maritza Perez, vocera comunal, indicó que la población de Tricentenaria está sorprendida, ya que jamás se imaginó que un bien del municipio y que siempre ha tenido una función social, ahora salga a relucir un dueño.
Afirma la vocera comunal que la sede, ubicada en la denominada Y con la Avenida Bolívar y calle principal del sector Tricentenaria, desde el año 1948  siempre fue un bien del municipio.
“Realmente no entendemos como un bien público, con una función social fija,  hoy pasa a ser privado. Quien la reclama dice tener un título supletorio y por eso pide que el Ambulatorio sea mudado,  es decir, que el personal de salud debe desocupar”, dijo.
Mientras que Rolando Tovar, luchador social de la zona, manifestó que es necesario que los encargados de los organismos competentes como Sindicatura, Concejo Municipal y Alcaldía de Peña subsanen lo que haya que corregirse en materia legal y administrativa, para que haya dudas, vacíos y confusión sobre la condición de bien público del espacio.
“Pienso que no se ha considerado las repercusiones directas e indirectas relacionadas a este hecho. Igual se debe evitar un posible enfrentamiento entre la comunidad y quién dice ser dueño de la casa. Todos sabemos que es un bien público, es de la comunidad, por lo tanto el ambulatorio debe continuar en ese lugar”, acotó.
Precisó Tovar que la sede en reclamo antes de ser un centro de salud funcionó en 1948 como una Alcabala Municipal, luego como un comedor escolar de la Escuela Cocorote, fue sede de la policía regional, incluso funcionó una oficina de Ipostel.
Otros vecinos coincidieron en señalar que  quienes se atribuyen derecho de la sede del ambulatorio deben recordar que fueron ubicados cómo damnificados, logrando ocupar un área sobrante, precisamente donde era el comedor.
“Se recuerda muy bien, que a raíz que fueron ubicados, en una área sobrante  la sede del CAMS, una pareja de abuelos que resultaron damnificados, pero luego ellos fallecen y entonces se quedó un hijo,, quien prometió cuidar todo el  espacio. Pues, ahora dice ser  dueño. Esa estructura le pertenece al Ambulatorio por tantos años funcionando en ese lugar a favor de la salud de  toda una población” reclamó un vecino.
Vecinos y dirigentes comunales hacen un exhorto a las autoridades competentes a abocarse a corregir  la situación legal y administrativa que recae en la sede del Ambulatorio de la Tricentenaria, todo ello en función de todo un colectivo.
A %d blogueros les gusta esto: