Opinión| ¿Cómo domar a los partidos políticos? por Leandro Rodríguez Linárez

Nuestras Constituciones nacionales han sido prácticamente un “copia y pega” en cuanto a su configuración política, ha sido y es (hoy más que nunca) una fulgente oda al presidencialismo, tanto que básicamente nos condenan a un dictador constitucional. Entarima al presidente como “Jefe del Estado” cuando solo debe ser jefe de gobierno, por mencionar tan solo un simple ejemplo entre tantas mega facultades y competencias que acompañan este cargo que más bien parece extraído de entre la Nobleza, pues tampoco nos asegura un perfil idóneo, sino que se asemeja más a un enviado divino.

Leer más