Tropas rusas disparan desde el hospital de Mariupol en el que tienen 400 rehenes, denuncia Ucrania

Tropas rusas disparan desde el hospital de Mariupol en el que tienen 400 rehenes, denuncia Ucrania
Foto: Cortesía
La vice primera ministra de Ucrania, Iryna Vereshchuk, ha denunciado este miércoles que las tropas rusas están disparando desde el hospital regional de Cuidados Intensivos de Mariupol (sudeste), con el que se hicieron el martes y en el que tienen unos 400 rehenes.
Según Vereshchuk, esta situación amenaza con impedir que este miércoles se establezca un corredor humanitario para evacuar a civiles de la ciudad, situada en la costa del mar de Azov y la última gran localidad en manos ucranias entre Donbás y la península de Crimea.
El comité de Derechos Humanos del Parlamento de Ucrania denunció el martes que el Ejército ruso había tomado «como rehenes a médicos y pacientes» del hospital y «llevado a al menos 400 personas de las casas cercanas al sótano del hospital». «Debido al bombardeo de hace unos días, las instalaciones quedaron prácticamente destruidas y solo el sótano es habitable», añadió en un comunicado el comité, que pidió a la comunidad internacional que tenga en cuenta «la toma masiva de rehenes a la hora de determinar las sanciones sobre Rusia», y recordó que la toma de rehenes civiles es una grave violación del Convenio de Ginebra, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y de la Convención Europea de Derechos Humanos.
La situación en Mariupol, una ciudad de unos 400.000 habitantes antes de la guerra, es «apocalíptica» por la falta de suministros básicos, según ha denunciado la Cruz Roja. El número de fallecidos asciende a 2.500 civiles y 200.000 personas necesitan ser evacuadas con urgencia, según las autoridades ucranias. La localidad es de suma importancia para Moscú, pues le permitiría crear un corredor desde la zona de Donbás, donde están las repúblicas separatistas prorrusas de Donetsk y Lugansk, hasta la península de Crimea, anexionada de forma ilegal por Rusia en 2014 tras un referéndum que la comunidad internacional no reconoce. Además, también dejaría a Ucrania sin salida al mar de Azov.
La ciudad vive bajo el asedio de las tropas de Moscú desde hace dos semanas —los habitantes incluso han tenido que enterrar a sus muertos en fosas comunes—, y hasta ayer y anteayer habían fracasado todos los intentos de evacuar civiles. El lunes solo huyeron 300 personas en vehículos particulares, pero ayer pudieron escapar por el corredor humanitario unas 20.000, según las autoridades ucranias.